Silla caliente

La silla caliente es otro método más reflexivo para que los participantes se posicionen abierta y públicamente en cuestiones valorativas. La opinión se manifiesta poniéndose de pie o sentándose.

La silla caliente se rige por las siguientes reglas:

  • Nadie cuestiona la postura de otro.
  • Se escucha atentamente y lo dicho se considera como un testimonio más bien que como una propuesta para debatir.
  • Se tiene derecho a cambiar de opinión en cualquier momento.

Los participantes y el moderador se sientan en sillas colocadas en círculo. El moderador hace una afirmación ante la que los participantes tienen que tomar partido. El que está de acuerdo se pone de pie; el que no está de acuerdo permanece sentado. Si se está dudoso puede indicarselo medio sentado, medio de pie, pero esa es una postura incómoda que no se recomienda. Una vez hayan tomado partido todos, algunos de los participantes compartirán con los otros cuál ha sido su modo de razonar. “Está de pie, ¿qué piensa Ud.?” “Se ha quedado Ud. sentado ¿por qué?” Cuando todos los que lo deseen hayan expuesto los motivos de su postura, se continúa con la afirmación siguiente.

Es importante que las afirmaciones estén sencilla y claramente formuladas; nada de negaciones.

La silla caliente se puede practicar también levantando la mano, cambiando de lado de la sala o bien como en la Línea. Los participantes que tengan algún impedimento motriz pueden hacer avanzar o retroceder medio metro la silla de ruedas en el círculo.

Véase tambien la aplicación La agrupación

Share:Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page
Publicado en Banco de métodos, Métodos