Funciones rotatorias de liderazgo

Dirigir una reunión es un trabajo complejo que es conveniente repartir entre varias personas. Si las tareas van circulando entre los participantes de la agrupación, todos tendrán una idea de cómo funciona la organización y se sentirán responsables de las reuniones.

  • Moderador: Reparte los turnos de palabra en la reunión;  dirige su desarrollo pidiendo a los que se extienden demasiado, vayan al grano; resume los debates; conduce la toma de decisiones, etc. Es importante que el moderador no lleve sus propias cuestiones al mismo tiempo. En tal caso otra persona le relevará de su función temporalmente.
  • Secretario: Confirma lo decidido sobre cada cuestión y lo consigna en las actas para su seguimiento en la reunión siguiente.
  • Árbitro del tiempo: Mantiene el orden temporal de las intervenciones cuidando de que las cuestiones se mantengan dentro del marco de tiempo establecido y que la reunión termine puntualmente. Así, los demás podrán concentrarse en los contenidos.
  • Observador: Se puede nombrar un observador, si hay aspectos de las reuniones a los que se quiera prestar especial atención: el reparto del tiempo de intervención entre los participantes, perlas dignas de ser recordadas, técnicas de dominación, necesidad de pausas, etc.

Las herramientas, Pasapelota Ronda son fáciles de aplicar de inmediato con buenos resultados. La Agenda común y las Funciones rotatorias de liderazgo exigen un periodo de rodaje. Si se consigue institucionalizar las cuatro herramientas se habrá llegado lejos en lo que se refiere al reparto del poder y a contrarrestar las tendencias discriminatorias en una organización.

Véase tambien la sección Gestión democrática

Share:Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page
Publicado en Banco de métodos, Herramientas para mejorar las reuniones, Métodos